jueves, 29 de marzo de 2012

28 de marzo de 2012: un día dedicado al Voluntariado en Ozanam




Ayer fue un día de encuentro en la Residencia CAI-Ozanam Oliver, en el que voluntarios que llevan muchos años colaborando con la Fundación Ozanam intercambiaron impresiones y reflexiones con otras personas que se van acercando ahora tanto a la entidad, como a esta extraordinaria experiencia.

El Presidente de la Fundación, Enrique Santamaría, en su intervención,destacó y agradeció la labor voluntaria compartiendo estas palabras de Antonio Machado: Moneda que está en la mano quizá se deba guardar; la monedita del alma se pierde si no se da.

Ricardo, responsable de los pisos de acogida para menores en Ozanam y voluntario desde siempre, ayudó a trazar las líneas que definen el voluntariado y animó al auditorio a buscar dentro de sí para descubrir sus motivaciones y compartirlas.

Pero lo que más sorprendió a la platea fueron las palabras de los propios voluntarios. Como Carmen cuando contó que, además de organizar charlas y cuntacuentos en la residencia de Oliver, hace unos días cantó canciones de cabaret acompañada con una guitarra. Este gesto fue como un regalo para los residentes, pero ella insistía en que: “No sé que les he transmitido yo, pero lo que me han dado ellos a mí cuando los he visto emocionados, con las lagrimas, mientras me aplaudían no lo puedo ni contar”.

O Pilar, que con sus 82 años aprovechó la ocasión para lanzar la propuesta de montar un coro entre todos, e ir a cantar por los centros de Ozanam, así que la sesión se cerró de la manera más espontánea y simpática que os podéis imaginar: con pruebas de canto entre croquetas.

lunes, 26 de marzo de 2012

“La vida se ha portado bien conmigo y yo me quiero portar bien con los demás”


Carmen Echevarría lleva nueve meses como voluntaria en la Residencia de mayores Ozanam Santa Isabel. Una gran mujer con experiencia en el trabajo solidario, ya que antes colaboraba con personas alcohólicas y ex alcohólicas en otra entidad.
Dejó todo cuando nació su nieto porque, como buena abuela, se dedicó a cuidarlo hasta que empezó el cole. En ese momento volvió a sentir el gusanillo por, como dice ella, “hacer algo”
Llegamos al centro. Hoy brilla el sol, y gran parte de los residentes están en el andador que hay justo al lado, disfrutando de una agradable mañana. ¡Buenos días! ¡Buenos días!... Todos saludan con una sonrisa que demuestra que están contentos.
Nos reciben Isabel y Diana, responsables de la residencia, unas perfectas anfitrionas que, desde el primer instante, te hacen sentir como en casa. Por cierto, una casa con familia numerosa ya que allí residen 100 personas. Por eso al entrar se respira actividad, unos que van, otros que viene, unos que salen fuera, otros que van a ver la tele, sillas de ruedas, bastones, batas blancas… pero, sobre todo, luz y un ambiente acogedor.
Buscamos a Carmen y la encontramos atareada ayudando a una auxiliar. Nos recibe con una gran sonrisa.
Hola Carmen, ¿Qué tal?

Muy bien. Me encuentro tan bien, que siempre me voy a casa estupendamente.
Te vemos muy ocupada. ¿Siempre es así?
Pues sí, veréis, llego aquí a las once de la mañana, me pongo la bata, y ayudo a dar el agua y la gelatina, a las once y media ya hemos terminado. Después me ocupo de las personas que tienen más dificultades para andar y les hago caminar un ratito. A las doce comienza el primer turno de comedor. Doy de comer, casi siempre, a personas con alzheimer. A la una, cuando comienza el segundo turno, me voy a casa.
Claro, a comer con la familia ¿No?
Sí, tengo marido, dos hijas mayores y un nieto. Pero ellos están contentos con lo que hago, porque ven que estoy muy bien.
Y cuando llegaste ¿Te costó adaptarte?
Isabel, la directora, fue de gran ayuda. Ella se ocupó de que yo me integrara y de que el equipo me acogiera. Tampoco resultó difícil porque las auxiliares son una pasada. Me explican lo que necesito saber y hacen que me sienta una más. Todos formamos una gran familia aquí, hacemos muy buenas migas y compartimos las alegrías.
Parece que te encuentras muy a gusto…
Sí, lo cierto es que, cuando vine, me llevé una grata sorpresa. No esperaba que todo estuviera tan bien organizado. Isabel y Diana, la subdirectora, el equipo de auxiliares, las personas que se ocupan de la limpieza…, todos, realizan estupendamente su trabajo. Y eso que hay mucho. Creo que lo que yo hago contribuye a descargarles un poco y, sobre todo, a que se pueda dedicar más tiempo a cada persona.
Seguro que tienes muy claro lo que te ha llevado a ser voluntaria.
Por supuesto. Es por un interés y una satisfacción personal: la vida se ha portado bien conmigo y yo quiero portarme bien con los demás.
Nos acercamos con Carmen a un grupo de simpáticas señoras que están jugando al guiñote. Lidia, Rosario, Pilar y Pascuala han hecho amistad en la residencia y se sienten muy bien cuidadas.
Hola chicas, se os ve muy sueltas en lo del guiñote ¿estáis todo el día jugando a las cartas?

“Que va, hacemos muchas cosas: bicicleta, test, juegos, ver la tele”. Dice Rosario
“Estamos como en casa y, además se come muy bien” apunta Pilar.
Cuando preguntamos por nuestra amiga Carmen, todas coinciden en que es muy cariñosa.
Gracias, Carmen, y enhorabuena a Isabel y Diana y todo su equipo por el magnífico trabajo que llevan a cabo en la Residencia Santa Isabel de Ozanam.

jueves, 22 de marzo de 2012

Los voluntarios de Ozanam ya tienen su Día


La Fundación Federico Ozanam organiza su primer Día del Voluntario, con una Jornada de Formación para los que ya colaboran y para todas aquellas personas que deseen incorporarse al voluntariado de la entidad.

Para Ozanam es fundamental crear espacios de encuentro con el gran número de personas que colaboran, desinteresadamente, en las distintas áreas en las que actúa la Fundación. Por ello, ha decidido organizar una jornada de convivencia, formación e intercambio de experiencias en la que los voluntarios y voluntarias de la entidad puedan conocerse, informarse sobre la evolución de la entidad con la que colaboran y plantear sus dudas e inquietudes.

A este encuentro, están también invitados quienes, en algún momento, se han planteado la posibilidad de formar parte del equipo de voluntarios de la Fundación, pero no han encontrado el momento. Esta es una buena ocasión en la que podrán conocer, en primera persona, la experiencia de los que ya han dado el paso y se han sumado al gran equipo de voluntarios y voluntarias de Ozanam.

¡Os esperamos!

Fecha: miércoles 28 de marzo a las 17,00 horas
Lugar: Residencia CAI-Ozanam Oliver, c/Ibón de Escalar, 2, Zaragoza

lunes, 19 de marzo de 2012

"Siempre se recibe más de lo que se da"


Javier Gascón forma parte de la Red Social Más Humana porque ha colaborado compartiendo sus conocimientos con los chicos que viven en los pisos de emancipación de la Fundación Ozanam. Hablamos con él sobre su experiencia y esto fue lo que nos contó:

¿Cómo surgió la idea de hacerte voluntario? Por mis inquietudes personales y por querer tener nuevas experiencias en temas paralelos a mi profesión como mecánico. Así, empecé a pensar en hacer algo para transmitir a los chavales, el gusanillo de la mecánica y potenciar en ellos hábitos y valores necesarios para encontrar un trabajo: sacrificio, buen comportamiento, puntualidad, etc.
Cuentanos tu experiencia y algo que recuerdas de forma especial.
Me encargué de un taller de mecánica básica del automóvil. Visitamos dos talleres de Zaragoza: Lujosmar y Motortrans.
Recuerdo que en una de las visitas pasamos mucho frío. Sin embargo, eso no impidió que los chicos estuvieran muy ilusionados y se involucraran a fondo en las prácticas, realizando ellos mismos labores manuales de mantenimiento del automóvil: cambio de aceite, cambio de una rueda, comprobación y desmontaje de una pastilla de frenos, etc.
A nivel personal ¿qué te aporta esta experiencia?
Estoy muy satisfecho porque creo que el taller ha sido de utilidad y ha influenciado positivamente a los participantes.
También agradezco el entusiasmo y la entrega de dos personas que me han ayudado y han colaborado conmigo: Carmen Ochoa y Eduardo González.
¿Tienes alguna recomendación para futuros voluntarios o personas que
tengan dudas de iniciar su nueva labor?

Sí, claro. Animo a futuros voluntarios a dar el paso, porque siempre se recibe más de lo que se da.
¡Muchas gracias, Javier! Seguro que cuando lean tu testimonio se animan.
La Fundación quiere aprovechar para agradecer muy sinceramente la valiosa colaboración de Lujosmar y Motortrans.

viernes, 16 de marzo de 2012

Una pequeña gran ayuda para ser voluntario


La Red Social Más Humana te facilita la labor de reflexión para llegar a ser voluntario con esta mini guía de los 8 pasos. Ahora, solamente tienes que seguirlos y sacar tus propias conclusiones.

miércoles, 14 de marzo de 2012

Talleres que alegran el día en la Residencia de Oliver


Carmen Roy y Miguelina Sandoval son voluntarias de la Residencia y Centro de Día CAI Ozanam Oliver. Su principal propósito es “llevar un poco de alegría, así como hacer reflexionar de una manera sencilla sobre aquellos valores que todas personas deben tener en cuenta.” Practican esta filosofía realizando diferentes actividades. Lecturas de cuentos didácticos o textos seleccionados con algún tipo de mensaje.

Carmen nos cuenta, que también van a desarrollar actividades de canto con guitarra, recurriendo a canciones de la época para que los asistentes “puedan disfrutar de unos momentos de diversión y desconexión, sin preocupaciones”.

Además, imparten talleres de informática. Miguelina afirma que “es una experiencia que me está llenando como persona, porque ya no es simplemente ocupar el tiempo libre del que se dispone, que realmente casi no lo tengo, es más bien el satisfacer ciertas necesidades que como personas somos capaces de brindar a los demás.”

“En estas edades hay personas que se sienten muy frágiles y también muy solas. Hay veces que les cuesta relacionarse, por eso es muy importante crear espacios de convivencia, donde tengan la oportunidad de expresarse en un grupo.”

Miguelina confiesa que “me siento tan satisfecha con la labor que he comenzado a cursar Técnico Superior en Atención Socio sanitaria en Residencias. Considero que un trabajo ha de ser una vocación y me gustaría dedicarme a esto en un futuro.”

Carmen comenta que una labor muy necesaria es la de acompañar a personas con alguna discapacidad física que no pueden permitirse contratar a alguien de apoyo. Es algo necesario, ya que las auxiliares no tienen ese cometido.

Gracias a Miguelina y Carmen, y a todos los voluntarios y voluntarias, que con su dinamismo y simpatía, llenan de sonrisas los Centros de Ozanam.

domingo, 11 de marzo de 2012

Paco: "los voluntarios recibimos más de lo que aportamos"


Soy Francisco Iriarte, Paco para los alumnos de español para inmigrantes, y colaboro como voluntario en la Fundación Ozanam desde enero de este año.

Voluntario es aquello que se hace por espontánea voluntad y no por obligación o deber y Voluntariado sería el conjunto de personas que se ofrecen para realizar algo gratuitamente.

En Diciembre de 2.008 pasé a la situación de prejubilado. En esos momentos te planteas qué es lo que puedes hacer para llenar las horas de un día y de todos los días sucesivos, ya que no tienes la obligación de ir al trabajo. Telefoneé a la Fundación y me ofrecieron colaborar en los cursos de español para inmigrantes. En estos años he estado con Pilar, Rosa y Olga. He de reconocer que la acogida de las tres maestras ha sido espléndida y que se han ocupado de que me fuera adaptando a la dinámica de la clase, ya que yo no tenía antecedentes en la enseñanza. Así que, a las tres, os doy las gracias por vuestra actitud, por vuestro carácter alegre y por lo pacientes que habéis podido ser conmigo.

Los chicos que acuden a las clases proceden todos de Africa. Son generosos, alegres, agradecidos y con ganas de aprender. Ya dice mucho a su favor el que acudan a clase de español en lugar de vagar por las calles sin nada qué hacer. Posiblemente la vida cotidiana les obliga a ir hablando en español. Esto facilita mucho nuestra labor. Pero es una satisfacción grande ver cómo van aprendiendo a leer en las fichas, o leen frases, copian en los cuadernos, rellenan las fichas o te hacen preguntas concretas sobre algo que han oído en la calle.

En el tiempo que llevo, he vivido situaciones que recuerdo con cariño, como cuando, el año pasado, al estudiar la ficha de la “compra” nos fuimos al Mercado Central. Casi ninguno había comido frutos secos, embutidos, pastas dulces, …..No obstante éramos la atracción del Mercado. Muchos puestos les daban a probar productos que desconocían. Pasamos todos una mañana estupenda. También recuerdo la ilusión que nos hizo a todos cuando la clase participó en un programa de voluntariado que emitió Aragón Televisión en su programa “Detrás de mi cámara”. Durante toda la hora el cámara iba grabando uno por uno a los alumnos y una periodista nos entrevistaba y hacía preguntas concretas. Tuvimos ocasión de verlo en la propia Fundación ya que nos entregaron un CD del programa emitido.

He de confesar que para mí es una experiencia muy positiva y muy enriquecedora. Los voluntarios somos algo egoístas, ya que recibimos bastante más que lo que aportamos. La mirada agradecida de cualquiera de los alumnos, el apretón de manos al saludarte y despedirse hasta el día siguiente, el oír “Paco, gracias”, ver progresar a toda la clase en el aprendizaje del español, sentirte útil a alguien, poner un granito de arena en la integración de estos chicos …¿con qué se puede pagar?. Gracias, chicos.

Bueno, no os quiero cansar más. Para terminar voy a transcribir unas frases que me gustaron al leer un artículo sobre voluntariado:

"Haz que el mundo sea un lugar diferente donde vivir. En solidaridad, da la nota"
"Voluntario no es una forma de estar, es una forma de ser"
"Piensa también en el otro, ponte en su lugar"
"Sólo en la proximidad, en la cercanía y en el intercambio mutuo es posible el cambio y la solución"

Gracias también, a la Fundación Federico Ozanam por preocuparse de que un colectivo tan necesitado tenga, al menos, la sensación de que alguien está con ellos ofreciendo su pequeña ayuda para su integración.

martes, 6 de marzo de 2012

Red humana y solidaria


El apoyo que la Fundación Federico Ozanam ha recibido desde su puesta en marcha, en 1989, de personas voluntarias ha sido y es fundamental para desarrollar su labor de apoyo a los grupos más desfavorecidos.

Actualmente, cerca de un millar de voluntarios y voluntarias, forman parte de esta red de solidaridad, colaborando en distintas actividades con personas mayores, infancia y juventud, formación y Rastrillo Aragón.

Es a través del Programa de Voluntariado de la Fundación, desde donde se lleva a cabo la acogida, la información y la dinamización de todas aquellas personas que desean ofrecer parte de su tiempo libre para participar en los diferentes programas.

Con niños y adolescentes, los voluntarios se ocupan de tareas como el refuerzo escolar, actividades de tiempo libre, y organizando salidas en grupo los fines de semana.

Las personas mayores, usuarias de los distintos centros de la entidad, disfrutan de la compañía de los voluntarios y voluntarias que comparten su tiempo de juegos, paseos y organizan multitud de talleres.

Igualmente, el equipo de voluntarios de Ozanam desarrolla una importante labor de alfabetización básica de español con alumnos inmigrantes de cursos de formación en oficios.

Por último, el voluntariado también se lleva a cabo con personas demandantes de empleo, que reciben apoyo a la hora de realizar un curriculum, buscar ofertas o aprendiendo el manejo básico de un ordenador.

En este espacio os iremos contando experiencias de voluntarios y voluntarias de la Fundación y os presentaremos ofertas para que, si tenéis el gusanillo de colaborar, podáis elegir la actividad que más se ajuste a vuestras preferencias.

Para ser voluntario de Ozanam, podéis llamar al 976 443 366 o contactar a través de voluntariado@ozanam.com De este modo, tendréis acceso a información detallada sobre los proyectos en marcha.