miércoles, 22 de agosto de 2012

Espacios para disfrutar

Los Centros de Día Ozanam facilitan la vida a nuestros mayores y sus familias. En ellos se les proporcionan los cuidados que necesitan, mientras disfrutan de una amplia oferta de ocio y se relacionan con otras personas.

Como hemos ido viendo estos días, la atención de calidad, la cercanía al usuario y la profesionalidad son la característica común de todos los profesionales de esta red de centros integrada por:

CENTRO DE DÍA CAI-OZANAM
C/ Venecia 32, 34. 50007 Zaragoza

CENTRO DE DÍA CAI-OZANAM OLIVER
C/ Ibón de Escalar, 2. 50011 Zaragoza

CENTRO DE DÍA IBERCAJA-OZANAM “LA MAGDALENA”
C/ Alonso V, 15. Zaragoza

CENTRO DE DÍA Y APARTAMENTOS TUTELADOS CAI-OZANAM
José Luis Pomarón, 7. 50008 Zaragoza

CENTRO DE DÍA NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN
Sabiñánigo, 2. 50009 Zaragoza

Si estás interesado en recibir más información, no dudes en llamar. 

976 443 366

martes, 21 de agosto de 2012

Mucho más que fisioterapia

El broche final a los Centros de Día de la Fundación Federico Ozanam vamos a ponerlo con la historia de Lucía que trabaja como fisioterapeuta en el de la calle Venecia. Esta aplicada joven, ha trabajado desde que terminó sus estudios en 2007 en residencias de mayores, centros de fisioterapia con médico deportivo, hospital privado, consulta de fisioterapia privada, mutua de accidentes… en fin, que sabe bastante de todo lo relacionado con su profesión. En Ozanam lleva 3 años, siempre en el mismo centro.
Hola Lucía. Con tu curriculum no tenemos ninguna duda de que tienes muy claro lo que hacer con cada usuario.

Sí, determinamos la actividad que más le conviene cuando llega al Centro por primera vez y le hacemos un estudio físico cada año para ver su movilidad y fuerza, con escalas específicas que valoran la marcha y el equilibrio, riesgo de caídas, etc. Según los resultados y con el informe médico, se determinan las nuevas necesidades.
¿Es posible mejorar físicamente pese a la edad y el deterioro que ésta conlleva?

Se ha demostrado mediante estudios que la rehabilitación física y el ejercicio tienen múltiples efectos beneficiosos en los ancianos, a nivel físico, anímico, e incluso cognitivo, pues ayuda a prevenir y frenar el avance de demencias y Alzheimer.

En nuestro Centro han mejorado personas con enfermedades reumatológicas, traumatológicas y neurológicas, donde es muy importante una intervención temprana para obtener mejoras.
Hay usuarios que han pasado de silla de ruedas a andador, ganando en autonomía y calidad de vida tanto ellos, como sus familiares. También hemos conseguido paliar dolores reumáticos mediante electroterapia, así como mejorar la amplitud de movimiento articular. Los usuarios, normalmente, ganan también a nivel de fuerza muscular, corrigen una marcha defectuosa o mejoran su equilibrio, con resultados a veces muy notables.

Lo cierto es que es impresionante el trabajo individual que realizáis con cada usuario, pero también hay acciones grupales. ¿Puedes aclararnos los criterios para determinar una u otra?
El participar en una actividad grupal o individual viene determinado por las necesidades de cada persona. Si necesita un proceso rehabilitador para su patología, se hace un tratamiento más individualizado, pero si no hay necesidades importantes o sólo hace falta un programa de mantenimiento, se le incluye en el grupo de gerontogimnasia.

Mantienen contacto con otros especialistas que atienden a los mayores: traumatólogos, reumatólogos, etc.?
Sí. Principalmente a través de informes que realizamos cuando tienen consulta con el médico especialista. En ellos recogemos todos los datos posibles para describir la situación del usuario. También es muy importante el contacto con la familia, a la que avisamos de cualquier cambio significativo: físico, psíquico o cognitivo, con el objetivo de que el usuario reciba en cada etapa de su patología el tratamiento adecuado y puedan ejercer una vigilancia continuada de su estado de salud.

Lucía ¿les gusta a nuestros mayores hacer ejercicio?
Por lo general sí, ya que pasan muchas horas sentados, inmóviles y agradecen el poder moverse y mejorar sus limitaciones. Principalmente si se les estimula adecuadamente, por ejemplo con juegos o música. Sin embargo, el gusto por el movimiento depende mucho de la personalidad de cada uno y de la fuerza de voluntad. Algunos no harían otra cosa, otros se niegan en rotundo a participar o hay que insistirles mucho.

Y dentro de todo el programa ¿que prefieren?
De nuevo depende mucho de la personalidad. Normalmente los usuarios se acostumbran a una rutina que echan de menos si se modifica. Así, los usuarios más predispuestos al ejercicio reclaman su actividad, ya sea en grupo, individual, gerontogimnasia…, aunque es cierto que esta última, al tener un componente lúdico, como la música, está más solicitada que otras. También son muy apreciadas la termo y electroterapia, por el alivio del dolor que supone a los mayores.

Estamos seguros que tus usuarios y usuarias disfrutan mucho contigo en las actividades que más les gustan, y agradecen su mejoría aunque les obligues a otras algo más durillas. Y una vez que nos has contado todo lo que hacéis nos gustaría saber, Lucía, que es para ti lo más importante de tu trabajo.
Sin duda, aunque mi trabajo está orientado a la rehabilitación y el mantenimiento físico de las personas, y sin quitarle importancia a la mejora de la autonomía, de la autoestima y de la calidad de vida que les proporciona, destacaría el lado humano. Que personas que, por lo general, se sienten solas e inútiles, aquí tienen con quien hablar, reciben cariño y atención y descubren que aún pueden conseguir logros y superar metas. En definitiva, destaco la posibilidad que me ofrece mi trabajo de proporcionar cuidados, compañía y afecto.

¡Y tanto que proporcionáis cuidados, compañía y afecto! Muchas gracias, Lucía, y que siga así este gran equipo de profesionales que integráis los Centros de Día de Ozanam.

lunes, 20 de agosto de 2012

La importancia de conocer a la persona en los Centros de Día

Raquel trabaja con Natalia en los servicios de Terapia Ocupacional del Centro de Día que la Fundación tiene en la calle Venecia.

Su recorrido por la casa también es largo y variado. Lleva 7 años trabajando para Ozanam. Primero empezó en la residencia de San Antonio, después trabajó unos meses en La Magdalena y, finalmente llego al Centro de Día del que estamos hablando, en el que valora "el trato con las personas y el sentir que lo que haces es importante y satisfactorio para ellos"

Como es lógico, Raquel coincide con su compañera Natalia en todo lo relacionado con la forma de trabajar, los criterios a la hora de diseñar el plan de actividades de cada usuario, etc. Pero nuestra conversación con ella nos sigue aportando información de interés y, sobre todo, nos muestra una vez más, el gran trabajo de coordinación entre los profesionales de la Fundación, la implicación y relación con las familias y el entusiasmo y fuerza de todo el equipo en los Centros de Ozanam.

La mayoría de los profesionales de los Centros de la Fundación son jóvenes de edad, pero expertos en su profesión. Muchos de ellos llevan varios años y han recorrido numerosos centros, lo que permite tener una visión y un conocimiento muy amplios tanto de su trabajo, como de la casa.

Aprovechar las capacidades residuales de nuestros mayores y conseguir el mayor bienestar posible para ellos es un objetivo que vemos continuamente cuando escuchamos a los profesionales como Raquel que nos cuenta "es cierto que con la edad nos cuesta más aprender cosas nuevas. Por eso debemos "entrenar" nuestra mente al igual que podemos hacer con nuestro cuerpo. Nuestro principal objetivo es estimular la mente para evitar que aparezca o que avance rápidamente el deterioro cognitivo. Hay casos, sobre todo de deterioro leve, como comienzo de demencia o estados depresivos, en los que se puede mejorar mucho a nivel de atención, concentración, etc., que influye en una mejoría en la memoria"

Charlando con ella volvemos a comprobar que ninguno de los usuarios realiza un programa de actividades al azar "a cada persona se le asigna un grupo de trabajo de características similares a su estado, por lo que tenemos grupos bastante homogéneos en los que se aplica un nivel de ayuda mayor o menor. Sobre todo tenemos en cuenta que nunca debemos exigir a nadie más de lo que sus capacidades le permitan realizar para evitar que aparezca la frustración"

La Terapia Ocupacional ayuda a los mayores a superarse dentro de sus posibilidades y también refuerza la actividad dentro del grupo, tal y como nos explica Raquel "En cada sesión se fomenta la participación, la comunicación con otras personas y ellos mismos intercambian consejos, se ayudan si cometen algún error, y acogen a los nuevos usuarios"

En cuanto a las actividades favoritas, Raquel amplia la lista "Les gustan los ejercicios de laborterapia, adivinanzas, recreación de compras y manejo del dinero, actividades de cálculo, construcciones, etc. Hay para todos los gustos"

Lo que está claro es que nuestros mayores están en buenas manos y que, con Natalia, Raquel y el resto de profesionales de Ozanam reciben los mejores cuidados.

jueves, 16 de agosto de 2012

La importancia de la Terapia Ocupacional como refuerzo positivo de nuestros mayores.

Hoy vamos a hablar con Natalia, la Terapeuta Ocupacional del Centro de Día CAI-Ozanam de la calle Venecia. Su trabajo es muy valorado por los usuarios y usuarias (como habréis comprobado en textos anteriores) porque les ayuda a mantener su memoria en forma. Así que, veamos que nos cuenta nuestra experta en gimnasia mental.
Ella lleva más de una década en Ozanam. ¡Nada más y nada menos que 11 años! Y, como viene siendo habitual en el elenco de profesionales, empezó como voluntaria, luego pasó a recepcionista en otro Centro y, finalmente, llegó hasta este en el que está muy contenta y satisfecha con su trabajo.

Natalia, ¿cómo determinas las acciones que vas a llevar a cabo con cada persona?
Primero estudio el informe que llega desde la Trabajadora Social, después, además de evaluar a la persona con los métodos estandarizados, le observo mucho en la entrevista, en las sesiones y, por supuesto, averiguo sus intereses para tenerlos en cuenta. Posteriormente la integramos en un grupo adaptado a su nivel y determinamos cuales son los programas en los que participará. Periódicamente evaluamos su evolución y cambiamos lo que sea necesario, siempre teniendo como referente el logro de los objetivos que nos hemos marcado con esa persona.

Nuestros lectores pueden pensar que a determinadas edades es difícil mejorar cognitivamente, ¿Puedes rebatir esta creencia? Seguro que tenéis casos que demuestran lo contrario.
Siempre es importante recibir estimulación temprana antes de que se haya producido un daño irrevocable. Hay diferentes circunstancias: si la persona empieza a trabajar sin deterioro o con deterioro leve, mejora; si el deterioro va de moderado a grave procuramos  mantener las capacidades, aunque siempre se consigue una mejora a nivel global, por ejemplo en la socialización, el refuerzo positivo que se genera al realizar actividades gratificantes… todo constituye un buen impulso en el ánimo del usuario que resulta, sin duda, beneficioso y se refleja en sus capacidades generales.

En las actividades de grupo de Terapia Ocupacional, ¿Qué criterio se aplica para determinar hacer una u otra?
Personalmente lo decido en función a un planing para no repetir objetivos en poco tiempo, pero el día a día y los intereses personales de cada usuario son muy importantes a la hora de elegir la actividad. También damos mucha importancia a la relación de ejercicios con temas de actualidad para realizar una reorientación con sucesos contemporáneos de interés.

¿Cómo mantienes el contacto con otros profesionales que se ocupan de tus usuarios como neurólogos, psiquiatras, etc.?
Me guío por la información que nos pasa la familia cuando visitan al especialista, por los informes de éstos y, también, por los informes de nuestro equipo multidisciplinar.

Por lo que vemos en los testimonios, parece que nuestros mayores valoran las actividades que requieren un esfuerzo mental ¿no es así?
Sí, mucho. Para ellos supone un reto que les refuerza positivamente si logran llevarlo a cabo. Esto ocurre cuando el usuario no se frustra si la actividad es demasiado compleja. Por eso, hay que tener mucho cuidado a la hora de diseñarla porque, de lo contrario, en lugar de gustarle, rechazaría la Terapia Ocupacional.

Y ¿Cuál es la actividad estrella?

En general todas, pero disfrutan mucho con las actividades de grupo que implican movilidad, que tienen música… También les gusta la psicomotricidad, porque se realizan actividades de tipo físico ligadas al área cognitiva y en las que se incluyen materiales divertidos como pelotas, aros, picas…
Ahora que tenemos mucho más claro cómo es tu trabajo, ¿qué es lo que destacas tú, Natalia, de tu labor?

Sin duda es la esfera de las emociones y sentimientos. La cercanía personal… Si un usuario sonríe al verte y disfruta con tu compañía, la recompensa al esfuerzo invertido en el trabajo es mucho mayor.
Gracias, Natalia. Sin duda nuestros lectores entienden ahora mucho mejor tu trabajo y la gran ayuda que supone para nuestros mayores los servicios de Terapia Ocupacional que se ofrecen desde la Red de Centros de Día de Ozanam.

lunes, 13 de agosto de 2012

La segunda casa de Pablo y Antonio



En el Centro CAI-Ozanam de la calle Venecia hemos hecho dos nuevos amigos, Pablo y Antonio, dos simpáticos caballeros que pasan el día haciendo un montón de actividades.
Antonio es el más veterano, lleva casi 5 años yendo al Centro, Pablo solamente lleva unos meses, pero está totalmente integrado.

¿En qué actividades participáis?
P: En pintura, en el bingo, en la gimnasia, en las actividades culturales, en la terapia ocupacional y en el gimnasio.
A: En terapia todos los días, en la psicomotricidad, en la lectura del periódico todos los días, y en las charlas, adivinanzas, refranes y juegos de palabras encadenadas.
¿Qué os aporta el Centro?
P: Todo lo que se hace es bueno. Me encuentro mejor.  Veo que he mejorado la memoria y el andar.
A: Para mí es mi segunda casa. La plantilla es un encanto. Recomiendo el Centro a todas mis amistades.
¿Qué os parece el trato y la convivencia en el Centro?
P: Muy bueno. Todas son muy buenas.
A: Buenísimo.  Además, el trato con el resto de usuarios supera el 50% de lo positivo. La conversación con ellos es importante, ya que cuando llego a casa estoy solo.
¿Cuál es vuestra actividad favorita?
P: El bingo, porque no había jugado nunca y me entretiene.
A: Me gusta mucho leer la prensa. Me siento muy a gusto porque te enteras de las noticias y luego las comentamos entre todos. También asisto a terapia ocupacional para evitar perder la memoria del todo.

Gracias amigos. ¡A seguir disfrutando!

Una variada oferta de actividades en el Centro de Día CAI Venecia de Ozanam




El Centro de Día CAI Venecia es el único de toda la red de Ozanam, que es exclusivamente Centro de Día, es decir, que no tiene residencia ni otro tipo de alojamiento.
Marta, es su directora. Ella nos cuenta como fueron sus inicios
Recuerdo perfectamente el día en que me habían citado en las Oficinas Centrales de la Fundación Federico Ozanam para hacer la entrevista de trabajo. Era noviembre de 2007. Llevaba 2 años haciendo sustituciones en otras Entidades y había indagado sobre la labor que desempeñaba esta Fundación en la ciudad. Deseaba ser seleccionada para formar parte de la misma, y así fue. Tras varios años ocupando un puesto en otra categoría profesional tuve la oportunidad de cubrir un puesto de Responsable de Centro en 2010, era en la Residencia San Antonio de Padua, en la que llevaba trabajando desde el principio. Y desde entonces, he ido cubriendo las bajas maternales de mis compañeras en puestos de responsabilidad, enlazando una con otra, esta es ya, como Directora del Centro de Día CAI-Ozanam, la quinta. Puedo decir que, me apasiona esta profesión y trabajar por las personas.
Como directora del Centro, ¿qué destacarías de la atención al usuario y porqué consideras recomendable el que los mayores vayan allí?
El Centro de Día CAI-OZANAM, empezó su actividad como tal en Noviembre de 1997, vamos a celebrar el décimo quinto aniversario, y se ha consagrado como referente gracias al trabajo diario, que nos permite poder mejorar día a día, y a todas las personas atendidas, más de 790, que han pasado por nuestras instalaciones a lo largo de estos quince años.
 De la atención al usuario puedo destacar que se proporciona por un equipo formado por profesionales cualificados con muchos años de experiencia en el puesto, y en el Centro. Muchos años dedicados al cuidado y a la atención de las personas mayores, hacen que nuestro Centro cuente con unos trabajadores especializados en ofrecer los mejores cuidados asistenciales y una atención al usuario integral, personalizada y de calidad, con la mayor dedicación y afecto posible.
Recomendaría el Centro de Día a todas aquellas personas mayores que, por sus circunstancias personales y familiares, pueden seguir viviendo en su hogar o conviviendo con su familia, pero necesitan de apoyo para recibir una atención continuada y especializada durante el día, dando así un respiro a los cuidadores principales; y facilitando que estos usuarios puedan seguir viviendo en su entorno familiar el mayor tiempo posible con la mejor calidad de vida, sin que tengan que abandonar su entorno.

Como el Centro que diriges es el único de la Red que es solamente Centro de Día, podrías explicarnos cuantas personas integráis la plantilla y cómo organizáis el trabajo.
El equipo está integrado por auxiliares, Animadora Sociocultural, Fisioterapeuta, Terapeutas ocupacionales, recepcionista, limpiadoras, conductores del transporte, y directora. También contamos con dos personas en cocina que se encargan de la realización diaria de la comida en el Centro. Y se ofrecen servicios de peluquería y podología. Y puntualmente en fechas señaladas, servicios religiosos. En la actualidad se está ofreciendo también, en el centro, un Servicio gratuito de Apoyo a Cuidadores, dirigido por una psicóloga.
En el transcurso del día, conjugamos los cuidados asistenciales de la persona mayor con la realización de actividades ocupacionales, de rehabilitación, lúdicas y culturales, con el fin de mejorar su integración, potenciar sus capacidades, aumentar su grado de socialización y evitar o retrasar su ingreso en una residencia.

Imagina que yo soy una usuaria potencial que, de forma individual, me acerco al Centro para interesarme. ¿Qué me encuentro?
Al acercarte a nuestro Centro de Día CAI-OZANAM, te encuentras una variadísima alternativa de actividades abarcando todas las áreas tanto desde las funciones físicas, como cognitivas, de ocio y tiempo libre, de las relaciones sociales, la autosuficiencia, la autoestima...

Cuando un usuario comienza en el centro, nuestra intervención se complementa con una Valoración Gerontológica integral, que consiste en una evaluación previa (social, clínica, funcional, y cognitiva). La valoración permite además de un diagnóstico, poder establecer el Plan de Atención Individualizado, en el cual se deciden las actuaciones más oportunas a realizar a cada uno de ellos, fijando objetivos, y programas con los que se van a trabajar: desde el tratamiento para una adecuada rehabilitación, de mantenimiento que permitan ralentizar el proceso de deterioro en curso, o tanto en cuanto, desde una perspectiva preventiva.
 Además llevamos un seguimiento de la evolución de los usuarios por parte de todas la profesionales.

¿Cómo es una jornada en el Centro de Día Venecia.?
La jornada del día a día se desarrolla con una amplia variedad de actividades dirigidas a mantener o recuperar el mayor grado de autonomía a través de la estimulación constante, con el fin de prevenir el deterioro físico-psíquico-social mediante programas de tipo terapéuticos, ocupacionales, rehabilitadores y recreativos... en función de las capacidades de cada usuario, evitando en todo momento la pasividad y el aislamiento.

La participación de estas actividades bien puede desarrollarse de manera individual y/o grupal.
Las actividades en el Centro son simultáneas, esto quiere decir que, según grado y nivel, los usuarios van pasando por los diferentes servicios, y a la misma vez mientras unos están con la animadora en la lectura del periódico, otros están con la terapeuta ocupacional haciendo un taller de estimulación cognitiva y otros con la fisioterapeuta recibiendo tratamientos individuales de rehabilitación física. Y en cuanto termina la sesión, los grupos cambian, y los que estaban en una actividad pasan a otra, e inicia un nuevo grupo de taller de estimulación cognitiva, otro de taller de pintura, la gimnasia de mantenimiento... Así van enlazando una actividad con otra hasta la hora de la comida. Luego descansan un ratito para poder reposar y hacer la digestión. Y vuelta a iniciar las actividades correlativas, inicia un nuevo grupo de gimnasia de mantenimiento con la fisioterapeuta, otro taller de estimulación cognitiva con la terapeuta ocupacional, un taller de actividades culturales y lúdicas con la animadora... y así unas tras otras hasta la hora de regresar a sus casas.
  
¿Podrías describirnos el perfil más común de los usuarios del Centro?
El Perfil de la población que atendemos en el Centro de Día es diverso. Son personas mayores autónomas, autónomos con dependencia física leve o dependientes con problemas de pérdida de capacidad funcional (bien de origen físico, psíquico, o de ambos).

Es decir, tanto personas que son todavía autónomas para la realización de las actividades básicas de la vida diaria, para lavarse, vestirse, etc. que pueden tener dificultades para las actividades instrumentales de la vida diaria tales como la realización de las compras, la limpieza de la casa, la elaboración de la comida... y que podrían estar en riesgo de perder su autonomía personal a causa de patologías médicas diversas, riesgo de caídas, situaciones depresivas, soledad, pérdida reciente del cónyuge, edad muy avanzada, etc.

Como personas que no son autónomos para la realización de las actividades básicas de la vida diaria y precisan apoyo de tercera persona para alguna o algunas de ellas, pero que mantienen en ocasiones un estado mental satisfactorio.

O también acuden al Centro de Día personas con grados de demencia en fases iniciales o moderadas, que por lo general todavía conservan –en mayor o menor grado– una capacidad funcional relativamente buena y precisan ayuda habitual ligera o bien supervisión para la realización de las actividades de la vida diaria.

Asimismo, en el centro también damos servicio a usuarios con graves dificultades para realizar las actividades instrumentales de la vida diaria e incluso que necesitan ayuda permanente en la realización de las tareas básicas para su cuidado personal.

¿Cuáles son las actividades favoritas de los usuarios? Hay alguna que os distinga del resto de Centros.
Entre las actividades favoritas de los usuarios están las que se realizan con música, la psicomotricidad y las actividades de ocio como es el Bingo.
La psicomotricidad les gusta, sobretodo, porque es una combinación de ejercicios adaptados a ellos en los que se implican tanto los factores cognitivos como los físicos (equilibrio, coordinación...), y además se introducen materiales de colores, que incentivan la espontaneidad, como pueden ser pelotas, aros, picas, obstáculos, globos, pañuelos, cuerdas, conos, canastas... y les resulta realmente divertida. Además como se trabaja en grupo no dejan de interactuar con el resto de compañeros. Estas sesiones se llevan a cabo los viernes y  están dirigidas tanto por la fisioterapeuta como por la terapeuta ocupacional.
Algunas actividades que nos puedan distinguir del resto de Centros son los Paseos por el Canal, y las salidas a exposiciones que se realizan con bastante asiduidad.
Resaltar que estos días con motivo de las Olimpiadas, en el Centro se están llevando a  cabo actividades relacionadas, desde la decoración con los cinco aros de colores, la antorcha, diferentes dibujos temáticos relacionados con deportes que compiten en las Olimpiadas, como talleres temáticos de la práctica de esos deportes, y un Circuito Olímpico en el que ellos han podido participar.
Además anteriormente a esto, los usuarios que asisten a laborterapia pudieron realizar un mural veraniego, el cual vino, en pleno desarrollo, a grabar ZTV.

¿Tenéis personal voluntario? ¿Qué tareas realiza?
Tenemos voluntarios, que suelen venir un par de días a la semana un par de horitas y realizan tareas de acompañamientos, paseos, charlas...

En todos los Centros se ha destacado la relación de las familias. ¿Cómo es en el tuyo, Marta?
La persona mayor y su familia son el eje central  de la atención que prestamos. Por ello la gran importancia que adquiere en el Centro de Día la relación con las familias, como apoyo, que podemos considerarnos, de los cuidadores.

El trabajo que desempeñamos en el Centro es un trabajo en equipo con la familia, nada se desarrolla al margen de esta. Tan necesaria es la proximidad a ella, que cualquier cambio de situación del usuario nos atañe a todos.
Además, nos ofrecemos como referencia para las familias como asesores en las dudas que puedan tener relacionadas con las tareas de cuidado o de ayuda de cómo resolver conflictos que se produzcan entre la familia y el usuario.

Si tienes alguna anécdota simpática que quieras contarnos.
Os cuento una anécdota que me recuerda una de mis compañeras.
Un día entró una mujer nueva al Centro de Día, y como es habitual en el primer día, se les va presentando al resto de los compañeros del centro... pues a esta mujer nueva le presentan a otra como que es más antigua y lleva más tiempo... y la nueva usuaria ¿qué hace? juntarse a ella y seguirla en todo lo que iba haciendo a lo largo de su estancia en el Centro, ya que como es más antigua sabe qué es lo que hay que hacer en la rutina del día a día... Resulta que la usuaria más veterana, era de ese perfil de personas que les da por deambular todo el rato... Al acabar la jornada, mi compañera le pregunta a esta nueva usuaria que qué tal había pasado el día, y a lo que ésta le responde: “si llego a saber que había que andar tanto, no vengo”

Muchas gracias, Marta, por tu claridad y amabilidad y enhorabuena por el gran trabajo que lleváis a cabo.
Localización:
C/ Venecia, 32-34
50007-Zaragoza.
Teléfono: 976 278 508 / 976 270 667
Horario:
Lunes a sábado 10:30 h. a 19:30 h.
Otros datos:
También se puede obtener información dirigiéndose a la sede social de la Fundación Federico Ozanam en c/ Ramón y Cajal, 24 en Zaragoza. Teléfono: 976 443366 (www.ozanam.com / informacionmayores@ozanam.com )

miércoles, 1 de agosto de 2012

Rutinas fuera en el Centro de Día de Pomarón


¡Qué céntrico! ¡Qué moderno! ¡Qué alegre! Estamos en el Centro de Día CAI-Ozanam de la calle Pomarón.
En el espacioso y luminoso hall nos sentamos a esperar y nos damos cuenta del movimiento que hay. Unos entran, otros salen, unos se sientan a leer la prensa, otros a conversar… ¡Da gusto!
Hasta nosotros se acerca una chica con una gran sonrisa (como viene siendo habitual en los Centros de Ozanam). Es Ana la directora, que nos invita a pasar a su despacho antes de hacer el recorrido por las instalaciones.
Ana está en Ozanam desde 1998. Empezó haciendo sus prácticas y, al terminarlas, se quedó desarrollando su profesión de trabajadora social, luego pasó a ser directora del Centro de Día de la calle Venecia y, desde 2004, asumió la responsabilidad del que hoy estamos visitando y que cuenta con un equipo de 25 personas. Es fácil deducirlo, pero ella nos lo corrobora: le gusta mucho trabajar con personas mayores y su preferencia es el Centro de Día porque hay un gran vínculo y relación con las familias. “Por la mañana son los familiares los que nos dan la información sobre el estado del mayor y por la tarde nos la piden”  Ellos y nosotros sabemos absolutamente todo sobre nuestros usuarios.
El Centro está abierto todos los días de 9 de la mañana a 9 de la noche. De lunes a viernes cuenta con transporte para aquellos que lo necesitan. Según nos explica, hay personas que solamente iban entre semana y que pidieron ir también sábado y domingo porque están mejor que en casa.
Ana nos explica que el fin de semana es especial porque las auxiliares tienen menos carga de trabajo y eso les permite desarrollar su actividad con “más cercanía de la habitual” (que es mucha) y hacer actividades de forma más espontánea en función a lo que va surgiendo en el grupo.
En este caso, el Centro cuenta también con unos apartamentos tutelados. En concreto 26, en los que residen 44 usuarios con un alto grado de autonomía.  
Conocemos a Mª Ángeles, Lola y Natividad, tres simpáticas amigas que nos invitan a ver uno de los apartamentos: luminoso, amplio y decorado al gusto de sus inquilinas. ¡Una monada!
Los apartamentos son muy cómodos y prácticos, con sala de estar, dormitorio y baño. Las personas que viven allí están como en casa, pero con cuidados profesionales, la comidita hecha y programa de actividades que, en muchos casos, comparten con el Centro de Día.
Los usuarios y usuarias de uno y otro servicio tienen a su disposición una biblioteca, una sala de informática, capilla y servicios como terapia, fisio, enfermería, animación, etc.



Ana nos cuenta que lo que más gusta (además del bingoooooooo) es todo lo relacionado con el ocio. Y no nos extraña en absoluto, porque tienen un programa que ya lo querríamos nosotros: manualidades, salidas a exposiciones y espacios culturales, y un largo etc. Hasta organizan su propia semana cultural. La edición de este año se celebró en junio, estuvo dedicada a las culturas del mundo y montaron una exposición de trajes típicos y de objetos que los usuarios habían adquirido en sus viajes. Fue tanto el éxito que alcanzó, que tuvieron que ampliar los días previstos de la muestra.
En el recorrido que hacemos con nuestra directora, llegamos a la zona de rehabilitación. Una sala enorme, con un montón de aparatos. ¡Claro! Por eso vemos tanto movimiento, en este Centro los mayores son chicos y chicas de gimnasio.
Bea es la fisioterapeuta. Lleva 3 años en la Fundación, 2 de ellos en este Centro. Nos explica que los usuarios y usuarias son bastante participativos, que les encanta la actividad con música y que se les cambie las rutinas. A ella también le gusta lo mismo porque como valor añadido a su labor destaca el no saber nunca lo que te vas a encontrar “es la magia de este trabajo” y nosotros añadimos: magos sois todo el equipo de profesionales que tenéis la pócima del entusiasmo y el tesón para mejorar la vida de los mayores.
Seguimos de ruta con Ana y nos reímos al entrar a la sala de Terapia Ocupacional y ver el mensaje escrito a mano en la pizarra “Hoy puede ser un gran día. Plantéatelo así” Ana nos explica que lo puso la terapeuta para transmitir positividad y que ahí se ha quedado porque da muy buenos resultados.
Pasamos, por supuesto, por la capilla que, al igual que la del Centro de Día del Carmen, tiene su historia tierna “aquí celebraron las bodas de oro un matrimonio del Centro” nos cuenta Ana.
Cuando le pedimos a Ana que nos cuente alguna anécdota simpática del Centro, su cara se ilumina y su mirada viaja “uf, hay tantas” Al final se decide por una que ocurrió en la misa celebrada en el parque de atracciones en un encuentro de residencias, en el que participaban los usuarios de este Centro, uno de ellos, de repente, se subió al altar a cantar con el cura dejando a todo el mundo boquiabierto. Y es que… se había dado cuenta que el cura era su primo y no dudó en apoyarle. ¡Para que veáis los desinhibidos y marchosos que son!
Ana y su equipo, son una prueba más de los excelentes profesionales que la Fundación Federico Ozanam pone a disposición de nuestros mayores.
¡Gracias, Ana! ¡Enhorabuena por vuestro magnífico trabajo!



CENTRO DE DÍA Y APARTAMENTOS TUTELADOS
CAI-OZANAM
José Luis Pomarón, 7
50008 Zaragoza
Teléfono: 976 133 420